domingo, 1 de octubre de 2017

«SABER LEER»...Un libro para leer como se debe leer

Es obvio que, quien lee mis entradas de libros en este blog, es alguien, entre mis 15 seguidores a quien le gusta leer. Esta semana les invito a leer «SABER LEER», un libro que invita a conocer los mecanismos de la palabra escrita que tanto necesitamos manejar. Quienes disfrutan de la lectura seguramente también se interesan por conocer cómo funcionan los mecanismos de la palabra escrita. De eso se trata este libro coordinado por el lingüista chileno Giovanni Parodi, editor de la revista Signos y autor de varios ensayos y artículos sobre la comprensión y la producción del discurso escrito.

Ciertamente los formatos digitales imponen nuevos modos de leer. La gran cantidad de comunicaciones escritas que se obtienen a diario en una sociedad globalizada, no garantizan que los lectores sean capaces de interpretar los escritos de manera correcta. Saber leer se ha convertido en una habilidad imprescindible hoy día para gente de muchas edades y diversos niveles culturales. Los formatos digitales traen consigo modos de lectura diferentes y desafían al lector a participar en nuevas estrategias de comunicación. «SABER LEER» presenta las herramientas necesarias para enfrentarse a todo tipo de textos, cómo desarrollar un pensamiento crítico a través de la lectura. Gracias a «SABER LEER», se puede aprender mucho, entre ello, las estrategias necesarias para entender e interpretar todo tipo de textos y la relación de ésta con la escritura, los procesos de comunicación, el aprendizaje y la memoria, además de cómo leer líneas y entrelíneas.

Además de colaborar y dar clases en diferentes universidades tanto americanas como españolas, Parodi es en la actualidad un pionero en el análisis del discurso con soporte computacional. «SABER LEER» cuenta también con la participación de la profesora emérita de la PUCV, Marianne Peronard, y el académico Romualdo Ibáñez.

¡A leer «SABER LEER» para leer como se debe leer.


Giovanni Parodi,
"Saber leer",
Ed. Aguilar,
México 2013,
223 páginas.

«Fantasía Escocesa»... Una singular composición de Max Bruch

Max Christian Friedrich Bruch, conocido más bien por Max Bruch (1838 -1920) fue un músico alemán que, desde pequeñito, se veía destinado a convertirse en un gran compositor, aunque aún en su natal Alemania sus obras no son tan populares o conocidas. De hecho, la mayor parte de su música permanece más o menos olvidada en su tierra y en el mundo. Solo algunas de sus obras para violín y orquesta se conservan en el repertorio internacional de diversas orquestas, aunque compuso un buen número de óperas, oratorios, cantatas y otras obras vocales; una buena cantidad de piezas corales sacras y profanas; varias canciones; piezas para teclado; tres sinfonías; y una docena de obras de cámara, entre otras piezas. Su preferencia por el violín lo llevó a tener una estrecha relación con el famosísimo violinista Pablo Martín Melitón de Sarasate y Navascués (1844-1908), quien fuera el más grande violinista de su tiempo. Ningún compositor le dedicó a Sarasate tanta música como Max Bruch. Así, Sarasate fue el destinatario del segundo y del tercer concierto para violín de Bruch, la Romanza Op. 42, el Adagio appassionato Op. 57, el Adagio In memoriam Op. 65, la Serenata Op. 75, las Canciones y danzas Op. 79, y la Pieza de concierto Op. 84. Y por si todo ello fuera poco, Bruch también dedicó a Sarasate la Fantasía escocesa Op. 46 para violín y orquesta que les invito a escuchar este domingo.

Compuesta entre 1879 y 1880 la «Fantasía Escocesa», tuvo inicialmente un título bastante más largo y elocuente: «Fantasía para el violín con orquesta y arpa, con libre uso de melodías folklóricas escocesas, en mi bemol mayor, Op. 46». Fue el folklore de Escocia el principal motivo que impulsó a Bruch a componer esta obra, además de la lectura de algunos textos de Sir Walter Scott (1771-1832), el gran novelista escocés cuyas obras inspiraron también a otros compositores. 

El Adagio cantabile tiene como tema una antigua canción escocesa de amor, mientras que el tercer movimiento está basado en otra canción que lleva el extraño título de «Canción del molinero polvoso». En el Andante sostenuto, que es una combinación de variaciones con forma sonata, la fuente es una canción titulada «Cómo sufro por Johnny». El movimiento final es designado por Bruch como Allegro guerriero, pero no hay que dejarse engañar por el título, ya que las reminiscencias guerreras son bastante nobles y delicadas. La referencia bélica está en el hecho de que este movimiento está basado en una canción que, según cuenta la leyenda, fue cantada por el rey escocés Robert Bruce (1274-1329) durante la histórica batalla de Bannockburn en 1314.

Como detalle final quiero mencionar que un elemento fundamental en la interpretación de esta obra está en el empleo del arpa, que funciona casi como un segundo solista. Con esta propuesta instrumental, Bruch le recuerda al oyente que en diversas regiones de las islas británicas, especialmente en Escocia y en Irlanda, el violín y el arpa son parte medular de los conjuntos que tocan música tradicional. Para más señas, sólo hay un país en el mundo que tiene un instrumento musical como escudo nacional: el país es Irlanda y el instrumento es el arpa. ¡Disfruten!

Cápsula Bíblica 2415

La habilidad de estudiar, entender y responder a la verdad de Dios es uno de los grandes gozos de la vida, y, la  oportunidad que el discípulo-misionero tiene de comunicar a otros esta verdad arduamente ganada, es algo que ocupa un segundo lugar muy cercano al primero. Habiendo vivido el poder transformador del Espíritu Santo a través del entendimiento y la lectura, estudio y meditación de la palabra de Dios, siempre queda un deseo contagioso de compartir esta experiencia con otros. En Colosenses 3,16, san Pablo dice que esta actitud debería caracterizar la tendencia de todo tiempo.

La mirada de Dios...

"He aquí que los ojos de Yahvé están sobre los que lo temen, sobre los que esperan en su piedad" (Sal 33,18).

sábado, 30 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2414

No cabe duda de que los mejores consejos para solucionar los problemas más difíciles de nuestra vida se hallan en la Biblia y en tantos buenos consejos del Magisterio de la Iglesia. A través de los siglos, muchos han podido confirmar el valor de estas enseñanzas de la Escritura y la Tradición. Hay que leer la Biblia y cómo sacarle el máximo provecho a este regalo de Dios (2 Tim 3,16-17).

A edificar la Iglesia...

"Ahora pues, hijo mío, que Yahvé sea contigo, para que prosperes y edifiques la casa de Yahvé, tu Dios, como él de ti lo ha declarado" (1 Cro 22,11).

viernes, 29 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2413

Las palabras hebraicas que la Biblia usa para llamar a los profetas son: Nabi, Hozé, Zoé (vidente). La más frecuente es Nabi: el que habla con vehemencia, bajo el influjo de una fuerza superior, un inspirado. La palabra profeta es griega y significa: “Hablar en nombre de...”. Por tanto, el nombre profeta indica claramente la misión de estos hombres: el profeta es el que habla en nombre de Yavhé; es su voz viva en medio del pueblo, para recordar las promesas entre Dios y su pueblo, para enderezar y corregir. Por tanto, tiene doble finalidad: anunciar y denunciar. 

Salvar la vida...

"Les dijo Jesús: Voy a hacerles una pregunta: si es lícito hacer bien o mal en sábado, salvar una vida o perderla" (Lc 6,9).

jueves, 28 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2412

Debemos leer, meditar e interpretar la Biblia con el mismo sentido de fe con el que fue escrita y leída en la Iglesia durante todos estos siglos, desde que se empezó a poner por escrito.

Para creer se necesita tener fe...

"Y no hizo allí muchos milagros por su incredulidad" (Mt 13,58).

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2411

La Palabra de Dios fijada y condensada en un texto definitivo hace muchos siglos, por ser palabra de salvación está destinada a todos los hombres de cualquier época y nación.

La caridad cubre la muchedumbre de pecados...

"Ante todo mantengan siempre viva la caridad de unos para con otros, porque la caridad cubre la muchedumbre de los pecados" (1 Pe 4,8).

martes, 26 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2410

En cualquier consideración religiosa, el asunto más importante es la verdad. La gente por lo general aprecia y desea la verdad. La mayor parte de la gente consciente y sincera busca conocer la verdad. Esta importancia es enfatizada por los escritores del Nuevo Testamento. Jesús dijo: «Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres" (Jn 8,32). La libertad es el lema de muchos de nuestros países. Jesús hablaba acerca de una libertad en un sentido más alto y más noble: libertad del pecado y de la servidumbre de Satanás. Cristo nos dice que esta suprema libertad puede obtenerse a través de la verdad.

Guardarse de los ídolos de siempre...

"Hijitos, guárdense de los ídolos" (1 Jn 5,21).

lunes, 25 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2409

La Biblia nos enseña que es normal que Dios ponga a prueba  a los cristianos en cuanto a su fidelidad a Él. Daniel fue puesto a prueba cuando  se decretó que ningún hombre podía orar a ningún dios o alguien que no fuese el rey Darío,  de lo contrario la persona que orara a otro dios sería  echado en el foso de los leones (Dn 6). De esta forma la fidelidad de Daniel a Yahvé Dios, fue puesta a prueba, siendo fiel aún y cuando bajo el decreto eso significaba que lo echaran a los leones. Sadrac, Mesac y Abed Nego fueron puestos a prueba en su fidelidad de sólo servir y adorar a Yahvé, bajo pena de ser echados al horno de fuego (Dn 3), pero Dios no abandona nunca a quienes creen en Él.

Las bodas eternas de Cristo y la Iglesia...

"Alegrémonos y regocijémonos; démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su Esposa se ha embellecido" (Ap 19,7).

domingo, 24 de septiembre de 2017

«PREOCUPARSE DE MÁS»... Un libro de Daniel Bogiaizian para los pacientes impacientes

Hoy traigo un libro sumamente interesante para saber más sobre un asunto que cada vez penetra con más fuerza en las nuevas generaciones. Acabo de leer «PREOCUPARSE DE MÁS», una obra interesantísima en la que Daniel Bogiaizian, el presidente de la asociación argentina de Trastornos por Ansiedad nos ofrece. El tema que trata, el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es una enfermedad compleja y controversial. Estamos hablando de de una perturbación frecuente en nuestro mundo actual sobre la que existe un arduo debate que invita a la discusión. Además de que, quienes lo padecen, no consultan fácilmente, por la impaciencia que adquieren, y recurren mucho a nosotros los sacerdotes buscando una confesión exprés que les haga sentirse un poco menos preocupados. Hoy, mucha gente que lo necesita, es reacia a la consulta psicológica o psiquiátrica, porque suelen enmascarar el problema detrás de una excesiva responsabilidad y hasta de una buena cuota de sacrificio por los demás. Ante todos aparecen como personas muy responsables, y los médicos generales tardan en detectar en sus dolencias las señales de una perturbación emocional que no les deja estar en paz. Por ello, los especialistas promueven, además de un menú terapéutico variado, el empleo de diversos recursos de autoayuda.

La obra de Bogiaizian es un aporte valioso en esa dirección, y el amplio contenido de ejercicios con que culmina, constituye un aporte genial y de enorme potencial de transferencia para ser utilizado en los diferentes niveles de la asistencia en salud mental, que bien nos ayuda, a los sacerdotes, a recibir a las personas con una base humana más solida para trabajar luego en el crecimiento espiritual.

El mérito de este libro se hace evidente por el equilibrio entre lo conceptual y lo práctico, entre la información teórica y las ilustraciones de casos que permiten un acceso vivencial a la manera en que las personas sufren este trastorno cada vez más severo y extendido y que hace vivir a muchos en la impaciencia. El autor enseña, con un lenguaje muy entendible, que la preocupación excesiva es un fenómeno común asociado a la psicopatología en general, especialmente en el caso de los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad y puede estar indicando la presencia de un Trastorno de Ansiedad Generalizada. Daniel afirma que si la preocupación excesiva por algo es sostenida en el tiempo, aparecen incluso contracturas musculares y sus consecuencias, insomnio, pérdida de la concentración, irritabilidad, alta fatigabilidad. Sus consecuencias van disminuyendo la calidad de vida del sujeto y su rendimiento.

Así, el autor invita a reconocer cuando la preocupación empieza a ser un problema, por ejemplo cuando las personas toman conciencia de que se preocupan por todo, o cuando la preocupación ocurre en momentos de descanso y disfrute, arruinando el momento. Manejar la propia agenda —dice el autor— alentando la productividad pero también buscando un balance entre las obligaciones y el descanso, puede ayudar. Es fundamental, cultivar una actitud de cuestionamiento, un sano escepticismo frente a nuestras preocupaciones, buscando alentar un punto de vista racional y optimista. En este tema, la responsabilidad —afirma Bogiaizian—, también es un concepto importante, porque a menudo las personas que se preocupan de más tienden a sobrerresponsabilizarse, excediendo sus roles. Finalmente, Daniel menciona que la actividad física es muy importante en nuestra vidas, porque siempre ayuda para vencer ese preocuparse de más.


Daniel Bogiaizian,
"Preocuparse de más",
Ed. Lumen,
Buenos Aires 2014,
272 páginas

«Tierra de Temporal»... Música de José Pablo Moncayo que vale la pena escuchar

Creo que al escuchar el nombre del célebre compositor mexicano José Pablo Moncayo, pensamos indiscutiblemente en la omnipresente sonoridad del «Huapango» su obra cumbre compuesta en 1941 y considerada por muchos como el segundo himno nacional de México.

Pero la historia nos recuerda que, además de este éxito de José Pablo, en el año de 1949 la Orquesta Sinfónica de México convocó a un concurso de composición para conmemorar el centenario de la muerte de Federico Chopin, y la obra triunfadora de ese concurso fue la que hoy quiero compartir con ustedes y que compuso Moncayo: «Tierra de temporal», de José Pablo Moncayo.  del propio Moncayo, podríamos quizá imaginar que Tierra de temporal.  Una obra en la que Moncayo transita por caminos musicales que avalan lo dicho por el musicólogo sueco Dan Malmström en el sentido de que «Tierra de temporal» es mucho más nacionalista en su título que en su música.

¿Qué hay, entonces, en esta pieza sinfónica de Moncayo? Sorprendentemente, hay un lenguaje que, sin dejar de ser identificable como mexicano, tiene claros contornos impresionistas que le dan una delicadeza muy peculiar y atractiva. Esto no deja de ser interesante y por eso vale la pena esccuharla una y otra vez, sobre todo a la luz del hecho de que Moncayo, a diferencia de algunos de sus colegas, no tuvo oportunidad de «afrancesarse» a través de los estudios musicales en Europa. Así pues, «Tierra de temporal» es una pieza que se mueve en un ámbito sonoro que, sin dejar de ser mexicano, apunta hacia horizontes más universales.

Para conocer bien esta composición, se deben tener en cuenta tres grandes historias. La primera consiste en su polémico origen como partitura sinfónica en el concurso que he mencionado. La segunda historia es que esta pieza se convirtió en ballet con la propuesta provino de Guillermo Arriaga, quien realizó una coreografía sobre la música, ahora conocida como «Zapata». Este proyecto implicó un corte de 85 compases en la sección central de partitura que el autor aprobó. Gracias a esta nueva creación varios directores han confundido «Zapata» con la versión original, y reducir la obra de Moncayo a una pista para danza sería, desde luego un error. Con el recorte se desecha la intensidad primigenia del poema sinfónico, generando una fractura en su balance formal. Finalmente la historia que ayuda a comprender bien «Tierra de temporal» tiene que ver con la influencia que llevó al autor a crear ésta, su pieza más famosa después de «Huapango». Hoy se conoce que «Tierra de temporal”»es un cuento de Gregorio López y Fuentes sobre la triste historia de unos campesinos sujetos a los caprichos del tiempo. El poema sinfónico creado por Moncayo, cumple con la trama que se desarrolla en el texto literario, pero con una gran diferencia. Si bien, el compositor pudo valerse de la creación de López y Fuentes, los finales difieren; mientras el cuento concluye con un tono irónico, el final del músico es más desolador, lo cual remonta a los problemas que sobrelleva el campesino. ¡No dejen de escucharla una y otra vez!



Cápsula Bíblica 2408

Jesús mandó «predicar», no «escribir» su Evangelio. Jesús nunca repartió una Biblia. El Señor fundó su Iglesia, asegurándole que permanecerá hasta el fin del mundo. Y la Iglesia vivió muchos años de la Tradición Apostólica, sin tener los libros sagrados del Nuevo Testamento, que, gracias a la inspiración de Dios, se fueron escribiendo poco a poco.

Calamar a Dios en medio de la catástrofe...

"¡Oh Yahvé!, a ti clamo, porque el fuego ha devorado los pastizales del desierto y las llamas han abrasado todos los árboles del campo (Jl 1,19).

sábado, 23 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2407

La Biblia es la Palabra de Dios. Allí está contenido lo que Dios nos quiere comunicar como pueblo de su propiedad. Dios se baja para hablarnos a nosotros como sus hijos. La Iglesia nos enseña que la Biblia contiene las verdades reveladas que el Espíritu Santo quiere trasmitir por escrito.  Sin embargo, no todas las verdades reveladas están en la Biblia existe también la «Tradición», la cual fue comunicada de los labios de Jesús a sus Apóstoles y de éstos a sus sucesores, siempre guiados por el Espíritu Santo. Así que al hablar de la Verdad revelada por Dios nos estamos refiriendo a la totalidad de la Palabra de Dios:  la contenida en la Escritura y la contenida en la Tradición.

Hace falta fidelidad y amor...

"Oigan la palabra de Yahvé, hijos de Israel, que va a querellarse Yahvé contra los habitantes del país, porque no existe ni fidelidad, ni amor, ni conocimiento de Dios en el país" (Os 4,1).

viernes, 22 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2406

Cuando hablando de Biblia, la Iglesia toca el tema de la «Tradición» (con mayúscula), se refiere siempre a la «Tradición Apostólica». No debemos confundir «la Tradición Apostólica» con la «tradición» que en general se refiere a costumbres, ideas, modos de vivir de un pueblo y que una generación recibe de las anteriores. Una tradición de este tipo es puramente humana y puede ser abandonada cuando se considera inútil. Así Jesús mismo rechazó ciertas tradiciones del pueblo judío: «Ustedes incluso dispensan del mandamiento de Dios para mantener la tradición de los hombres» (Mc 7,8). La Tradición Apostólica se refiere a la transmisión del Evangelio de Jesús. Jesús, además de enseñar a sus apóstoles con discursos y ejemplos, les enseñó una manera de orar, de actuar y de convivir. Estas eran las tradiciones que los apóstoles guardaban en la Iglesia. San Pablo en su carta a los Corintios se refiere a esta Tradición Apostólica: «Yo mismo recibí esta tradición que, a su vez, les he transmitido» (1 Cor 11, 23).

No sabemos cuándo será el final...

"Y uno de ellos dijo al varón vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin y sucederán esas maravillas? (Dn 12,6).

jueves, 21 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2405

Para llevar el Evangelio a todas las naciones, Jesús encargó a los apóstoles y a sus sucesores: «Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos los días has-ta que se termine este mundo» (Mt. 28,18-20). Jesús ordenó «predicar» y «proclamar» su Evangelio. Y los Apóstoles «predicaron» esa Buena Nueva. Años después algunos de ellos pusieron por escrito esta predicación. Es decir, al comienzo la Iglesia se preocupó de predicar el Evangelio. Por supuesto el Evangelio que Jesús entregó a los Apóstoles no estaba escrito. Jesús no escribió nunca una carta a sus Apóstoles; su enseñanza fue solamente oral. Así lo hicieron también los Apóstoles al inicio.

Ancianos atentos a la Palabra...

"Vinieron a mí algunos de los ancianos de Israel y se sentaron delante de mí (Ez 14,1).

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2404

Desde el principio de la creación, Dios empezó a revelarse también a través de un contacto más directo con los hombres, mediante los antiguos profetas y de una manera perfecta y definitiva en la persona de Cristo Jesús, el Hijo de Dios. «En diversas ocasiones y bajo diferentes formas, Dios habló a nuestros padres, por medio de los profetas, hasta que, en estos días que son los últimos, nos habló a nosotros por medio de su Hijo» (Heb.1,1-2). Jesús nos reveló a Dios mediante sus palabras y obras, sus signos y milagros; sobre todo mediante su muerte y su gloriosa resurrección y con el envío del Espíritu Santo sobre su Iglesia. Todo lo que Jesús hizo y enseñó se llama «Evangelio», es decir, «Buena noticia de la Salvación». Esto es lo que conocemos como «Revelación sobrenatural» o divina.

Dolor por los que sufren...

"¡Oh ustedes cuantos pasan por el camino, miren y vean si hay dolor comparable a mi dolor, al dolor con que yo soy atormentada. Me afligió el Señor el día de su ardiente cólera" (Lam 1,12).

martes, 19 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2403

San Pablo, en la Sagrada Escritura nos dice: «Todo aquello que podemos conocer de Dios, Él mismo se lo manifestó. Pues, si bien a Él no lo podemos ver, lo contemplamos, por lo menos, a través de sus obras, puesto que Él hizo el mundo, y por sus obras entendemos que Él es eterno y poderoso, y que es Dios» (Rom 1,19-20). Esta es la llamada «Revelación natural de Dios», o revelación mediante las cosas creadas.

Para cuestionarse...

"Yo estoy atento y escucho; no hay quien hable rectamente, nadie que se arrepienta de su maldad, diciendo: ¿Qué es lo que he hecho? Todos corren desenfrenadamente su carrera, como caballo lanzado impetuosamente a la batalla" (Jer 8,6).

lunes, 18 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2402

La Revelación Divina no abarca solamente la Biblia, como piensan nuestros hermanos separados (esperados), sino que la Revelación de Dios se manifiesta en la Tradición Apostólica y en la Biblia. Es un tema un poco difícil, pero fundamental para la comprensión correcta de la fe católica. Es un tema que ha sido causa de muchos malos entendidos entre la Iglesia Católica y las distintas iglesias evangélicas. La Revelación es la manifestación de Dios y de su voluntad acerca de nuestra salvación. Viene de la palabra «revelar», que quiere decir «quitar el velo», o «descubrir». Dios se ha revelado de dos maneras diversas: La Revelación natural, o revelación mediante las cosas creadas y la Revelación sobrenatural o divina.

Dios es nuestro Creador...

"Alcen en lo alto sus ojos y miren: ¿Quién los creó? El que saca numerado su ejército, y todos los llama por su nombre, y por la gran fuerza y enorme potencia ninguno falta" (Is 40,26).

domingo, 17 de septiembre de 2017

«ESTOY CANSADO»... Un libro de Anselm Grün para descubrir nuevas ganas de vivir

Cuando alguien ha experimentado la desilusión, el desánimo o el desaliento, cuando no se ha alcanzado la meta del camino recorrido, es seguro que llega el cansancio, la resignación callada y la tristeza. Parece que, como las cosas no han funcionado como se esperaba, se piense que así será y ya no funcionarán como es debido. En algún lugar y en algún momento se experimenta el vacío y la ausencia de alegría. Todas las personas sienten cansancio, nadie está exento de quedarse sin fuerzas y sin impulso para realizar algún compromiso, consigo mismo, con los demás, con la vida. Hoy el cansancio se experimenta como un fenómeno social. La sociedad puede cansarse.

Anselm Grün nos ofrece este libro extraordinario en el que nos da pistas para sacarle jugo al cansancio, que, bien entendido, se convierte en la puerta de nuevas ganas de vivir, proporcionando un tiempo para hacer un alto y tomar un respiro. El cansancio, dice Grün, nos brinda la posibilidad de reflexionar de nuevo sobre la vida y su sentido, poniéndonos a pensar: ¿qué es lo que en realidad queremos? ¿Qué esperamos de nosotros mismos y de los demás en la profesión, en la relación de pareja y en la familia, en la relación de amistad, en la Iglesia y en la sociedad? ¿Qué es lo que nos hace bien? El tan leído monje benedictino señala diversos caminos que nos ayudan a tratar con el cansancio y a poder entenderlo como una oportunidad para redescubrirnos a nosotros mismos y crecer recobrando la alegría de vivir. El cansancio –dice el escritor especializado en temas de espiritualidad y psicología– nos obliga a ser humildes, a reconocer nuestras limitaciones. Nos señala los fundamentos profundos de nuestra vida. Pero también nos puede llevar al estrés y al hastío de la vida. Depende de nosotros cómo lo percibimos y cómo acertamos a tratarlo. En 122 páginas, el autor alemán nos invita a meditar sobre el cansancio y a encontrar una senda para redescubrir el placer de vivir.

Anselm Grün se cuenta entre los autores cristianos más populares y más leídos del momento, es altamente apreciado por muchísimas personas como consejero espiritual, y sus obras han sido traducidas a las principales lenguas de este mundo globalizado. 

Un libro que vale mucho la pena leer... ¡aunque se esté cansado!


Anselm Grün,
"Estoy cansado",
Ed. San Pablo,
Bogotá 2014,
122 páginas.

«Magnificat Op.98»... Una de las más bellas composiciones sacras de Cesar Cui

Tsézar Antónovich Kiuí (Це́зарь Анто́нович Кюи́), más conocido como César Cui (Vilna, 18 de enero de 1835 — San Petersburgo, 13 de marzo de 1918), fue un compositor y militar ruso del que ya he hablado hace tiempo. Me he encontrado esta bellísima obra que ha hecho voltear nuevamente el oído hacia este compositor ruso y que ahora comparto: «Magnificat Op. 98».

César Cui (1835-1918) fue hijo de un oficial francés que había permanecido en Rusia después del retiro de Napoleón en 1812. Estudió en San Petersburgo, donde se convirtió en profesor y experto en fortificación en la Academia de Ingeniería Militar. Posteriormente se convirtió en un miembro del grupo de compositores rusos conocido como el puñado poderoso. Cui es recordado principalmente por sus coloridos y pequeños preludios para piano y también como crítico de música, ya que era a menudo áspero e intolerante en sus juicios pero muy certero. Gran parte de su propia música contrasta sorprendentemente con los principios nacionalistas. El Cántico del Magnificat para soprano solo y coro mixto, es corto, pero constituye una de sus más ambiciosas obras corales, fue escrito en 1914.

No tengo más datos de la obra pero vale la pena escucharla. Les aseguro que no se arrepentirán.

Cápsula Bíblica 2401

Los católicos tenemos el derecho y el deber de reflexionar en nuestros sufrimientos de hoy, en nuestros problemas y dificultades familiares y pastorales, con las palabras de la Sagrada Escritura, por eso la debemos leer constantemente, reflexionar y traerla a la vida diaria.

Todo concurre para el bien de los que aman a Dios...

"Ahora bien; sabemos que Dios hace concurrir todas las cosas para el bien de los que le aman, de los que según sus designios son llamados" (Rom 8,28).

sábado, 16 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2400

El «miserere» (Salmo 51 en la Biblia y 5o en la Liturgia de las Horas) es de una inmensa riqueza. Este salmo gusta mucho por la amplitud de los sentimientos que evoca y por su ternura, su sagacidad, su psicología y la finura de sus palabras. En él se reflejan todos los movimientos del alma que busca convertirse hacia el camino del bien.

El poder de Cristo viene de lo Alto...

"Y le dirigieron la palabra diciendo: Dinos con qué poder haces estas cosas, o quién te ha dado ese poder" (Lc 20,2).

viernes, 15 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2399

Moisés es uno de los personajes que, en la sagrada Escritura, nos muestra diversas funciones que el servidor del señor realiza: El servicio de dar agua y pan, el servicio de la responsabilidad, el servicio de la oración y de la intercesión, el servicio del consuelo y el servicio de la predicación. En la Biblia siempre vamos a encontrar personajes, que, como él, nos invitan a ser servidores de nuestro Dios y su pueblo.

Velar por el necesitado...

"Hijo mío, no arrebates al pobre su sostén, no vuelvas tus ojos ante el necesitado" (Sab 4,1).

jueves, 14 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2398

El libro de los Hechos de los Apóstoles es un libro de historia. Jesús dio una gran misión a sus apóstoles. Les dijo: «vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará; mas el que no creyere, se condenará» (Mc 16,15-16). Casi acabando de decirles estas palabras, el Señor Jesús se separó de ellos. Al abrir el libro de los Hechos, vemos a los apóstoles reunidos en Jerusalén, donde Jesús les había dicho que esperaran hasta que recibieran el poder de lo alto. El poder del Espíritu Santo vino el día de Pentecostés. Entonces, los apóstoles salieron, porque el Señor les había dicho que fueran a hacer discípulos a todas las naciones.

Escucha al Señor...

"Dios habló a Israel en visión nocturna, diciéndole: «Jacob, Jacob»; él contestó: «Heme aquí» (Gn 46,2).

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2397

En el segundo capitulo del libro de los Hechos de los Apóstoles, tenemos un relato del sermón presentado por san Pedro, es la primera evidencia que tenemos de que el Evangelio fue predicado. La Buena Nueva había sido predicada antes proféticamente durante la dispensación mosaica por los hombres que habían profetizado la venida del Mesías. Había sido predicado en principio, durante la existencia de Juan el Bautista y durante el ministerio de Jesús. Pero ahora, por primera vez, el Evangelio   fue predicado como una realidad entre los hombres. A todos los oyentes se les ofreció la oportunidad para convertirse en miembros de la iglesia que Jesús edificó.

Una llamada al arrepentimiento...

"Tal vez te escuchen y se conviertan cada uno de su mal camino, y me arrepienta yo del mal que por sus malas obras había determinado hacerles" (Jer 26,3).

martes, 12 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2396

Abrir la Biblia es embarcarse en una aventura maravillosa. Decídete a tomar en tus manos la Sagrada Escritura pero no por conocer el bestseller por excelencia o por una simple curiosidad, sino para saborear el amor de Dios que camina a nuestro lado en esta hermosa historia de nuestra salvación.

Un pueblo de cabeza dura...

"Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo, pero Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento" (Is 1,3).

lunes, 11 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2395

San Pablo, en la Biblia, nos cuenta que él nació en Tarso, que fue hijo de padre judíos  a una país griego. Hizo sus estudios en Tarso y luego en Jerusalén, participó en la ejecución de Esteban, el primer mártir de la fe, y emprendió un viaje a Damasco a fin de perseguir a los cristianos. Fue allí donde tuvo la experiencia del encuentro con Cristo cuando menos lo esperaba. El relato de san Lucas al respecto es muy interesante y está en el libro de los Hechos. (cf. Hch 7,58-60. 9,1-30).

Adorar al Señor...

"Entonces todo el pueblo a una se apresuraba a caer rostro en tierra para adorar al Señor Altísimo. al Santo de Israel" (Eclo 50,19).

domingo, 10 de septiembre de 2017

«Listas, listas y más listas»... Un libro de Paula Rizzo

Quienes viven cerca de mí me dicen que se admiran de que sea tan organizado (!!!!!!!!!!!). Obviamente eso me causa risa algunas veces, me avergüenza otras, me deja pensando en ocasiones y siempre me motiva a crecer, pues a veces, como vulgarmente se dice, no doy pie con bola entre tanta desorganización que se va presentando en la vida diaria de un pastor en plena misión de una parroquia urbana en la que el fuego del Espíritu Santo no deja a veces tiempo para organizarse y organizar.

Afortunadamente, en la selva urbana, hay refugios para descansar un poco y tomar entre las manos un libro que relaje y enseñe; que anime a mejorar y que a la vez llene la vida de ideas prácticas para servir más y mejor. Este es el caso del libro de Paula Rizzo «Listas, listas y más listas», que me ha dejado grandes enseñanzas y uno que otro nuevo truco para organizarme un poco mejor.

La autora, desde su propia experiencia, comparte cómo utilizar las listas para ser más productivos, y menos estresados. Encontrar suficientes horas en el día para hacer todos los pendientes y tener tiempo para relajarte puede ser una lucha. –y lo digo pro experiencia–. No es de extrañar que muchos de nosotros nos estresemos, exhaustos y agotados ante tantas cosas que tenemos que hacer. Más de la mitad de las personas que trabajan están abrumadas y saturadas. «Listas, listas y más listas» es un libro que demuestra que la vida no tiene por qué ser así. Todavía es posible encontrar tiempo para relajarse, leer un buen libro y buscar algún momentito para hacer las cosas que nos gustan. Vale la pena echarle un vistazo a este libro cargado de consejos indispensable para aprovechar mejor el tiempo, organizarse, aumentar la productividad, incluso ahorrar dinero y reducir el estrés. Madonna, Martha Stewart, John Lennon, Ellen DeGeneres, Ben Franklin, Ronald Reagan, Leonardo da Vinci, Thomas Edison y Johnny Cash nos muestran, con sus vidas, que las listas son fundamentales para una buena organización. 

Yo creo que por lo pronto, luego de cerrar la última página de este libro, di un paso más después de leerlo en esta cuestión de la organización, pues ya en el teléfono tengo listas de algunas cosas como intenciones de misas que me piden, cosas que me faltan de la despensa, personas pendientes con las que debo hablar, pagos por hacer, libros que me gustan, películas que quiero ver, música y libros para recomendar en el blog, etc. Me seguiré riendo cuando me digan: ¡Qué organizado! y piense en mi escritorio... pero vamos, como dice un padrecito americano: «step by step» o como decía aquel slogan de la famosa tienda de «El Boulevard» en mi querido Monterrey: «paso a paso, despacito». 


Paula Rizzo,
"Listas, listas y más listas",
Ed. Aguilar,
192 páginas.

«Orfeo y Eurídice»... La reforma de la Ópera

Cristobal Wildebardo Gluck figura en la historia de la música como un gran reformador de la ópera, a la que devolvió su carácter dramático, despojándola de los artificios del«bell canto» y de la superficialidad a la que le habían llevado los compositores italianos. Gluck nació en Austria el 2 de septiembre de 1714. Recibió las primeras lecciones de música a los doce años y en Praga aprendió a tocar el violoncello. Tuvo durante su vida muchos éxitos con su reforma operística. En el año de 1779 fue elevado por el Papa a la dignidad de «Caballero e la Espuela de Oro» y recibió muchas otras condecoraciones. Un pequeño ataque de apoplejía lo obligó a interrumpir su labor y pasó sus últimos años en Viena, donde igualmente fue admirado por muchos. Ahí murió el 15 de noviembre de 1787.

Con libreto de Raniero de Calzabigi, basada en el mito de Orfeo, Gluck compuso «Orfeo y Eurídice», ópera estrenada en el Teatro de la Corte de Viena el 5 de octubre de 1762. La obra tiene una estructura sencilla basada sólo en tres personajes, ballet y coro, siendo la primera pieza de esa reforma operística planeada por Gluck.

Gluck se propuso subordinar la música a la poesía con el fin de reforzar la expresión de los sentimientos, despojando a aquella de adornos superfluos. Esta reforma gluckiana, afectó a la estructura de esta ópera, cuestión notable en que no hay recitativos «secos», sino sólo acompañados por la orquesta. Las arias son sencillas y sin la estructura tripartita de la ópera seria (aria da capo) excepto la última, «Che faro senza Euridice», universalmente alabada por su belleza. Pese a su intento de eliminar a los cantantes «de exhibición», Gluck se vio obligado a utilizar al castrato del teatro imperial vienés para el papel principal. Años más tarde, al presentar esta ópera en París, con libreto francés de Pierre-Louis Moline basado en el de Calzabigi, completó la reforma, cambiando el castrato protagonista por un tenor. Esta versión es más completa, porque Gluck redondeó la escena de los Campos Elíseos. El estreno de esta versión, tuvo lugar en París el 2 de agosto de 1774.

La ópera es la más popular de las obras de Gluck y una de las más influyentes en la ópera alemana posterior. Las reformas de Gluck, que empezaron con esta obra, han tenido una influencia significativa a lo largo de la historia de la ópera. Los ideales de Gluck influyeron profundamente en las obras populares de Mozart, Wagner y Weber. Les invito a ver y escuchar «Orfeo y Eurídice».

Cápsula Bíblica 2394

La Sagrada Escritura nos anima a aceptar ayuda de quienes la entienden mejor (Hechos 8,30-31). Muchas parroquias ofrecen cursos bíblicos gratuitos. Al igual que los primeros cristianos, en estos grupos de estudio se analizan diversas citas bíblicas para ayudar a otras personas a entender lo que la Biblia realmente enseña (Hechos 17,2-3).

Las consecuencias del pecado...

"Y se lamentaron los príncipes y los ancianos; las doncellas y los jóvenes perdieron su vigor y palideció la belleza de las mujeres" (1 Mac 1,27).

sábado, 9 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2393

Una manera muy  eficaz para aprender lo que la Palabra de Dios nos enseña, es analizarla por temas. Conviene comenzar con las primeras enseñanzas, es decir, las más básicas que podemos encontrar en los evangelios para que luego a cosas más avanzadas (Hebreos 6,1-2). Al comparar distintos pasajes, vemos cómo la Biblia se explica a sí misma, y hasta las «cosas más difíciles de entender» quedan claras (2 Pedro 3,16).

Permisiones de Dios para corregir a su pueblo...

"Ahora ya no hay en nosotros auxilio, y Dios nos ha entregado en sus manos para que ante ellos caigamos de sed y suframos completa rutina" (Jdt 7,25).

viernes, 8 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2392

Procura leer la Biblia diariamente, porque si estudiamos la Palabra de Dios a menudo, la aprovecharemos mejor que si solo la estudiamos de vez en cuando (Josué 1,8).

Ensalzar al Señor...

"Yo ensalzo a mi Dios, Rey de los cielos; mi alma se regocijará en su grandeza" (Tob 13,9).

jueves, 7 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2391

Estudiar la Biblia nos permite comprender no sólo las Palabras de Dios, sino aún las inquietudes que han afligido a los hombres a lo largo de miles de años. Quizás, una de las partes más apasionantes del estudio de la Biblia sea el poder identificarnos con las preguntas desafiantes de Job, con la indignación perturbadora de Habacuc o con la tristeza agónica de Jeremías en el Antiguo Testamento. Cada uno de ellos trae a colación una pregunta, un interrogante que quiere plantearlo delante de Dios: Por qué el sufrimiento del justo, en quién confiar cuando todas las certezas se han ido o cómo escapar de la seducción que provoca sobre el ser humano la pregunta por lo trascendente.

Dios es siempre justo...

"Pero tú has sido justo en todo lo que sobre nosotros ha venido; tú has obrado justamente, mientras nosotros hicimos el mal" (Neh 9,33).

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2390

Estudiar el texto bíblico a profundidad a muchos les puede parecer aburrido e infructuoso. La verdad es que muchos acercamientos al texto lo son. Cuando nos proponemos adentrarnos al texto por seguir una disciplina determinada, a veces dejamos de lado aquel motor que nos impulsa a seguir adelante hasta las últimas consecuencias. No es lo mismo estudiar un libro, seguir un curso o una carrera sintiendo a cada paso que es un deber que hay que cumplir, en lugar de sentirlo como una pasión que nos come por dentro. No es lo mismo adentrarnos al texto bíblico llevados por calmar la conciencia o cumplir con leer, que estudiarlo llevados por una pasión que nos come por dentro, tratando de ir más allá en la comprensión de un capítulo, de un versículo o de una sola palabra.

Nuestro Dios...

"Es Yahvé nuestro Dios. Por la tierra toda prevalecen sus juicios" (1 Cro 16,14).

martes, 5 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2389

Cuando leas la Biblia pide al Señor te de sabiduría par entender el mensaje que te quiere decir, no te confíes solamente a lo que tú entiendes de por sí. En el libro de los Proverbios en el capítulo 3 versículo 5, la Sagrada Escritura nos dice: «No te apoyes en tu propio entendimiento». Es vital que uno «siga pidiéndole a Dios» la sabiduría necesaria para comprender las Escrituras (St 1,5).

Una súplica al Señor...

"Oye desde los cielos sus oraciones y súplicas y hazles justicia" (1 Re 8,45).

lunes, 4 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2388

para poder captar con sencillez lo que la Biblia nos dice, cuando la leemos, debemos tener la actitud adecuada. Es preciso ser humildes y reconocer que la Biblia es la Palabra de Dios que nos es dirigida en el momento en que leemos, meditamos y oramos con ella. Sabemos que al Señor no le agrada que seamos orgullosos (1 Tes 2,13; St 4,6). Pero, tampoco hay que leer con una fe ciega o cerrada a ver solamente lo que queramos ver; Dios espera que usemos nuestra capacidad de razonar (Rm 12,1,2).

Unidos para vencer al enemigo...

"El número de los hijos de Israel reunidos, son contar a los de Benjamín, fue de cuatrocientos mil; todos hombres de guerra" (Jue 20,17).

domingo, 3 de septiembre de 2017

«INOCENCIA RADICAL»... La vida en busca de pasión y sentido

Acabo de terminar de leer el libro «INOCENCIA RADICAL», de Elsa Punset, un libro que hace alusión al hecho de que los seres humanos nacemos inocentes, «sin emociones mezcladas, sin dudas, sin miedos, sin mentiras, luminosos y coherentes». Estamos programados para la supervivencia y para amar y para compartir. Llegamos a este mundo vulnerables pero abiertos a la existencia, animados por una curiosidad rotunda y radical, dotados de la pasión por vivir. Es entonces cuando comienza la búsqueda del sentido en una realidad diaria de luces y de sombras donde nos asaltan el amor, el miedo, la tristeza o la tentación. Cómo nos enfrentemos a estas etapas cruciales, desde la inocencia o desde la rigidez, determinará el tejido de nuestra existencia, de cada emoción, de cada gesto, de cada pensamiento... , pero, ¿por qué perdemos la inocencia? ¿Por qué perdemos esa confianza y esa curiosidad inicial apasionadas, por qué nos cobijamos en la concesión y en la tristeza?

Elsa nos habla de un cerebro inquieto, que se ancla en el presente porque nos movemos ordinariamente entre el deseo y el miedo, buscando el Amor, amar y ser amados. Lo que nos iguala con el resto del mundo —afirma la autora— es el amor, cuando surge y desarma. Cuando no elegimos el amor, cuando olvidamos o rechazamos darle forma, calla hasta volverse invisible. Cuando lo esperamos de manera pasiva, sólo se manifiesta por su áspera ausencia. La Dra. Punset nos recuerda que las trampas del amor pueden ser la dependencia y el maltrato psicológico —dice—, pero sus dones son el aprendizaje y la transformación. Hay dos formas de mirar a los demás: desde la dependencia o desde la libertad. Como fuentes de seguridad o como fuentes de aprendizaje” porque, citando a Marianne Williamson Elsa afirma: «Nuestra tarea no es buscar el amor, es buscar todas las barreras que oponemos a su llegada».

Elsa Punset concluye este libro hablando del gran don de la libertad. La última cita de esta Inocencia radical es de Jung, al final de su existencia: «El significado de mi vida es que la vida me ha planteado una pregunta concreta. O, tal vez, que yo soy la pregunta planteada al mundo y que debo comunicar mi propia respuesta». 

Un muy buen libro que me dejó muy buen sabor y varias frases para compartir en mi blog www.unadosisdiaria.wordpress.com para animara otros a recuperar la inocencia perdida.


Elsa Punset,
"Inocencia Radical",
Ed. Aguilar,
México 2015,
220 páginas.

«La Traviata»... la ópera más representada

Junto a «Rigoletto» (compuesta en 1851) y «El Trovador» (completada en 1853), La Traviata conforma una terna de óperas que consagraron a Giusseppe Verdi tras muchos años en los que los encargos de las distintos teatros habían hecho sufrir el talento del compositor. Sólo había que esperar dos años para que «La Traviata» se estrenase en el mismo lugar, donde había cosechado el gran éxito de «Rigoletto»... pero, no resultó así. El estreno fue un fracaso debido al elenco escogido por la dirección del Teatro de la Fenice en Venecia, según cuenta el mismo Verdi. Un año después volvió a la ciudad, pero a otro teatro, el San Benedetto, y ahí es donde llegó el verdadero triunfo de esta ópera emblemática.

«La Traviata» (título original en italiano, que en castellano podría traducirse como La Extraviada o La Perdida) es una ópera en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, basado en la novela de Alexandre Dumas (hijo) «La dama de las camelias» (1852), aunque no directamente sino a través de una adaptación teatral. Titulada en principio «Violetta» —nombre del personaje principal—, está basada en la vida de una cortesana parisiense de nombre Alphonsine Plessis. Piave y Verdi querían seguir a Dumas dándole a la ópera una ambientación contemporánea, pero las autoridades de La Fenice insistieron en que se ambientara en el pasado, «hacia 1700». No fue hasta la década de 1880 que se respetaron los deseos originales del compositor y del libretista y se representaron producciones «realistas» como se hace incluso hasta el día de hoy. El 24 de mayo de 1856, esta ópera se presentó en la versión revisada en Londres, y le siguió el 3 de diciembre de aquel año en Nueva York. Desde entonces su popularidad ha sido constante y se ha mantenido en el repertorio hasta la actualidad. «La Traviata» sigue siendo muy importante dentro del repertorio operístico estándar, y varias veces ha aparecido como la número uno en la lista elaborada por Operabase de las óperas más representadas en todo el mundo.

Ésta es una ópera que tiene encanto. Desde la fecha de su estreno, se la ha llevado a los escenarios con cantantes muy diversos. La obra se desarrolla, en sus tres partes, de esta manera:

Parte I: Violetta Valery da una fiesta en su hogar parisino para celebrar su recuperación después de una enfermedad. Gastón, uno de los invitados, ha llevado consigo a su amigo, el joven noble Alfredo Germont, quien anhelaba hacía un año conocer a Violetta y quien, para acercarse a Violetta, primero le expresa su preocupación por su frágil salud y luego le declara su amor. Violetta lo rechaza pero le da una camelia, diciéndole que regrese cuando la flor se haya marchitado. Luego de que los invitados se retiran, Violetta contempla la posibilidad de una relación real, con amor verdadero, pero finalmente rechaza la idea. Necesita libertad para vivir la vida, día y noche, de un placer a otro.
 
Parte II: Un tiempo después, Alfredo y Violetta viven una idílica existencia en una casa del campo, en las afueras de París –Violetta se ha enamorado de Alfredo y ha abandonado completamente su antiguo estilo de vida. Cuando Alfredo descubre, sin embargo, que Violetta ha vendido sus pertenencias para sostener sus vidas en el campo, se apresura para ir a París para rectificar la situación. Durante la ausencia de Alfredo, el padre de éste visita a Violetta y le dice que la relación con su hijo ha destruido el futuro de Alfredo y la fortuna de su hermana (la reputación de Violetta como cortesana ha comprometido el apellido Germont). Con crecientes remordimientos ella escucha las patéticas palabras del anciano Germont y, por medio de su influencia, deja a Alfredo, dándole como explicación un deseo de su antigua y salvaje existencia.

Parte III: Con el fin de vencer su dolor, Violetta se sumerge más profundamente que nunca en su anterior estilo vida. Poco tiempo después, Alfredo confronta a Violetta en una fiesta y la avergüenza delante de los demás invitados al arrojarle dinero – el cual él dice que le debe por los servicios rendidos mientras vivían juntos en el campo. (El no sabe acerca de la visita de su padre y cree que Violetta lo ha dejado por otro hombre). Violetta superando su enfermedad y su pena, se desmaya. Germont entra y reprocha a Alfredo por tratar a una mujer tan irrespetuosamente. El barón Douphol, la escolta de Violetta, reta a Alfredo a un duelo. Violetta se recupera concientemente y declara su amor por Alfredo. Unos pocos meses luego de la fiesta, la tuberculosis ha confinado a Violetta a la cama. El anciano Germont le envía una carta que dice que ha informado a Alfredo del sacrificio que ella ha hecho por él y su hermana. Alfredo (regresando del exilio luego de herir al barón durante su duelo), se apresura por llegar a su lado, entendiendo que Violetta se ha sacrificado por él, y le ruega que lo perdone. Ella muere en sus brazos.

Aquí pueden ver y escuchar dos versiones diferentes:


Cápsula Bíblica 2387

En la Sagrada Escritura, la costumbre de la santificación del séptimo día no comenzó hasta después del Éxodo. No se hizo antes ni desde el inicio de la creación. Esto es algo que forma parte de las ceremonias, no de la ley natural. Puesto que es un mandamiento de la ley ceremonial y no de la ley natural, Dios puede cambiar el día en el cual Él es honrado específicamente. Por supuesto, los protestantes que sostienen que la ley del sábado  aún permanece vigente, no siguen los demás aspectos de la ley ceremonial del Antiguo Testamento, solo ese. Ellos no consideran que sea obligatoria la circuncisión ni llevan a cabo los sacrificios rituales, pero sí observan la ley del sábado ceremonial. Esto no es ni bíblico ni lógico. Los Apóstoles claramente consagraban el domingo y no el sábado. En la Biblia leemos que los primeros cristianos se reunían para la Eucaristía, para partir el pan, en el primer día de la semana –el domingo– que es día de la Resurrección del Señor : «Y el primer día de la semana, reuniéndose los discípulos para partir el pan, Pablo les predicaba; y habiendo de partir al día siguiente, alargó su discurso hasta la media noche» (Hch 20,7).

Clamar al Señor...

"Los hijos de Israel clamaron al Señor, su Dios, pues perdieron el ánimo al verse cercados por sus enemigos, sin posible escape" (Jd 7,19).

sábado, 2 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2386

La Virgen María es la madre de Jesús y por lo tanto es Madre de Dios. Contrariamente a lo que afirman algunos, la Iglesia católica no enseña y nunca ha enseñado que la Virgen María es Dios. Eso sería una herejía. María es solamente una criatura, pero es la mayor de los seres humanos creados por Dios y es la primera que escucha «La Palabra» y la pone en práctica (Lc 8,21).

Contentos y agradecidos...

"Hasta el presente, el Señor nos dio de qué vivir y vivíamos contentos" (Tob 5,19).

viernes, 1 de septiembre de 2017

Cápsula Bíblica 2385

El estudio de la Palabra de Dios no es algo fácil per se. No hay éxitos que se consigan de la noche a la mañana en esta aventura de adentrarse en la Biblia, pero hay numerosos premios, sorpresas, y estímulos a lo largo de irse adentrando en sus páginas. Hay cuestiones básicas que se necesitan cultivar para ser un buen estudiante de la Biblia (ej., estudiando, aplicando, y enseñando a otros). Pero, lo primero, es adentrarse en Jesucristo, que es el centro de la Sagrada Escritura (cf. Flp 4,13).

Nunca estamos solos...

"Cuando oí esto me senté y lloré, y estuve por muchos días desolado. Ayuné y oré ante el Dios de los cielos" (Neh 1,4).

jueves, 31 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2384

Luego de leer la Palabra de Dios, siempre queda un deseo contagioso de compartir lo leído y meditado con otros. En Colosenses 3,16 san Pablo dice que esta actitud debería caracterizar a todos los cristianos. San Pablo dice: «La palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes. Enséñense y exhórtense unos a otros con toda sabiduría. Canten con gracia en sus corazones al Señor, con salmos, himnos y cánticos espirituales».

Fraternidad...

"Estuvieron allí tres días con David, comiendo y bebiendo, pues sus hermanos les habían provisto de víveres" (1 Cro 12,39).

miércoles, 30 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2383

Quien vive según el Evangelio es un «hombre nuevo», ha recibido el Espíritu de Dios y sus frutos: amor, alegría, paz… La moral cristiana es fruto del Espíritu. «El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, comprensión, servicio, bondad, lealtad, amabilidad, dominio de sí. Contra esto no va la Ley» (Ga 5,22-23). Quien vive así es ya «hombre nuevo», ha recibido el Espíritu de Dios, por eso conviene hacerse un lector asiduo de la Palabra de Dios, sobre todo del Evangelio.

martes, 29 de agosto de 2017

lunes, 28 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2382

En la lectura del Evangelio, los fieles tenemos siempre una luz firme y segura de nuestra fe, porque Jesucristo quiso edificar su Iglesia sobre Pedro y sus sucesores y nos dejó sus enseñanzas gracias a los evangelistas en estas letras que acompañan nuestro diario vivir. En el Evangelio hallamos una roca inconmovible como Pedro, frente a los oleajes de la confusión doctrinal que hoy en día se arremolinan por doquier.

Dios siempre reconstruye...

"Aquel día levantaré el tugurio caído de David, repararé sus brechas y alzaré sus ruinas y le reedificaré como en los días antiguos" (Am 9,11).

domingo, 27 de agosto de 2017

«Caminos del Espíritu»... Un libro de Espiritualidad siempre actual

Hoy quiero hablar de un verdadero «compendio de teología espiritual», libro de texto y manual de estudio en muchos seminarios y que en una nueva edición incorpora una riquísima y actualizada bibliografía en este tema de la teología espiritual que tanto se necesita profundizar en nuestros días en que el mundo parece alejarse de los caminos de Dios.

Conservar una síntesis de espiritualidad en las presentes circunstancias es una tarea urgente y hacer esa síntesis es una tarea muy difícil. Este libro es siempre actual. Los temas, antiguos y recientes, tienen ramificaciones innumerables que el autor desarrolla de manera sencilla y profunda a la vez.

El autor de este libro, el Carmelita Federico Ruiz Salvador, se mantiene en contacto directo con la existencia, e intenta al mismo tiempo desarrollar un esquema de una teología espiritual siempre actual. Sin renunciar a la amplitud temática e informativa de esta parte de la teología, sabe hacer una selección, dada la abundancia de experiencias y doctrinas espirituales, dejando para la posteridad un tratado en materia espiritual. 

Hoy día, en este campo de la espiritualidad, siento que el peligro mayor está en el exceso de información, que lleva a tratar indiscriminadamente como teología espiritual todos los temas y problemas de la existencia personal y social recurriendo, además, a una serie de doctrinas que no aparecen como muy sólidas. Algunos libros recientes, más que obras de espiritualidad, parecen reseñas de cultura general o compendios de doctrinas psicológicas con mezclas de New Age  aderezadas por otras culturas como las venidas del hinduismo y del budismo.

La visión de conjunto que Ruiz nos deja de la Teología Espiritual, beneficia no solamente a los lectores que van de paso por la espiritualidad, sino también a quienes trabajan asiduamente en sectores particulares y monográficos de esta misma disciplina. Vale la pena dedicar un buen rato a leerlo poco a poco, saboreando los «Caminos del Espíritu».



Francisco Ruiz Salvador,
"Caminos del Espíritu",
Ed. de Espiritualidad,
Madrid,
736 páginas.

«Daphnis et Chloé»... La Suite Nº 2 de Ravel

El mismo año del estreno de su ballet «Daphnis et Chloé», Ravel extrajo una parte, la Suite N° 2, tomada de las tres escenas finales del mimso y que se ha convertido en la más demandada en los escenarios del mundo, y con ello, en la más popular de las suites del ínclito compositor francés.

El ballet original, descrito por Ravel como una "sinfonía coreográfica", de alrededor de una hora de duración, sufrió numerosos problemas de producción a los que se sumaron pudorosas trifulcas entre egos, a lo que no resultó ajeno Ravel quien no compartía para nada la opinión de Diaghilev de que la coreografía debía tener prominencia sobre la música. Debido a todo ello no logró estrenarse sino hasta tiempo después de ser compuesto, con un recibimiento tibio, que sin embargo logró revertir en su reestreno al año siguiente. Hoy es considerado uno de los trabajos más brillantes de Ravel, si no es que su obra maestra. El austero Stravinsky llamó a Daphnis «no sólo el mejor trabajo de Ravel, sino también uno de los productos más bellos de toda la música francesa».

La obra, en un solo acto dividido en tres escenas, está basada en un poema griego del siglo II y cuenta la azarosa historia de amor entre dos niños: un pastor de cabras, Daphnis, y una pastora de ovejas, Chloé, que termina con la dicha repartida para ambos en partes iguales.

La obra requiere de una enorme orquesta que incluye cerca de quince instrumentos de percusión y un coro "mudo" (sin palabras) en el escenario y fuera de él. Esa complejidad de producción llevó a Ravel, un año antes de su estreno, a extraer de las partituras una suite orquestal con las primeras escenas que no se interpreta mucho, y esta otra, la Nº 2, que es la más hermosa.

«Daybreak», la primera parte de la Segunda Suite (derivada de una partitura que incluye un coro sin palabras), es una maravilla de la pintura de tono orquestal, repleta de calor y luz y la maravilla del despertar de la naturaleza. Los vientos de madera y el arpa se precipitan silenciosamente en interminables cascadas de notas ascendentes y descendentes, como las aguas burbujeantes de un arroyo aguas abajo. Las aves comienzan a chirrido; una melodía cálida en las cuerdas inferiores se extiende lujosamente y una explosión orquestal efusiva señala el abrazo de los amantes cuando se reúnen.

La sección «Pantomima» resplandece con el paganismo de la languidez de la flauta solo que la domina. En este punto en el ballet, Daphnis y Chloé expresa la historia de Pan y Syrinx. El solo de la flauta es la súplica de Pan al reacio Syrinx. (¿Cómo pudo resistirse a tales elocuentes súplicas?). Es uno de los solos de flauta más suntuosos del repertorio orquestal, que viene luego compartido progresivamente por los cuatro miembros de la sección de flauta incluyendo piccolo y alto.

El «General Dance», incluso con sus fuertes ecos de Rimsky-Korsakov, vibra con un verdadero esplendor raveliano: música delirantemente emocionante para la celebración de la reunificación de «Daphnis y Chloé».

Ravel declaró que la obra estaba «construida sinfónicamente en un esquema clave muy estricto, usando un pequeño número de motivos cuyo desarrollo asegura la homogeneidad sinfónica de la obra». La partitura revela la influencia de Stravinsky en Firebird , así como Scheherazade, de Rimsky-Korsakov, y tiene paralelismos con Sirènes de Debussy debido al uso de un coro sin palabras en la sección final, pero ciertamente el resultado final es un Ravel puro.



Cápsula Bíblica 2381

San Pablo escribió varias cartas pastorales, mismas que van acompañadas de valiosos consejos sobre el gobierno de la Iglesia, entre ellas hay algunas con temas pastorales pero que no van dirigidas a comunidades, sino a personas: dos a Timoteo y una a Tito.

Cuidado con lo que se siembra...

"Pues siembran vientos, recogerán tempestades. La espiga no dará fruto ni formará harina, y si algunas la dieron, las devorará el extranjero" (Os 8,7).

sábado, 26 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2380

En la Biblia hay dos cartas que san Pablo escribe a los corintios. El tema central de estos escritos es exhortar a la unidad de la fe y normar la celebración de la Eucaristía en la comunidad. Son dos cartas muy ilustrativas de una comunidad que se ha dejado atrapar por el Evangelio, a pesar de estar sumergida en un ambiente pagano y de un puerto a donde llegaba de todo. Tienes muchas palabras de aliento para una sociedad como la nuestra.

Bendigamos al Señor...

"Bendigan al Señor todas las obras del Señor, cántenle y alábenle por los siglos" (Dan 3,57).

viernes, 25 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2379

Cuando Dios se revela a los patriarcas Abrahán, Isaac y Jacob, éstos son aún nómadas; comparten con los demás nómadas una religión simple, hecha de apego al «Dios de sus padres» y de veneración de un cierto número de pequeños ídolos familiares. Pero el encuentro con el Dios Vivo los va a llevar a una nueva toma de conciencia: Dios ampara a los que elige. Gran cantidad de pruebas parecerán contradecir la promesa que Dios les ha hecho, pero Dios intervendrá cada vez en favor de sus fieles. Desde entonces se establece entre Dios y los patriarcas una relación privilegiada, caracterizada por la fidelidad de Dios a su palabra y por la confianza inquebrantable de sus fieles. A través de ellos Israel será incitado a contemplar, a lo largo de su camino, tanto las maravillas de Dios en favor de aquellos que ha elegido como la fe indefectible de sus padres.

Apreciar la tarea sacerdotal...

"Con toda tu alma honra al Señor y reverencia a los sacerdotes" (Eclo 7,31).

jueves, 24 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2378

Dios no entregó su Palabra a un individuo o a unos cuantos, sino a una comunidad, a su Pueblo; y ese Pueblo, hoy, no es otro que la Iglesia. Por otra parte, Dios tiene que querer de manera eficaz que su Verdad llegue íntegra a los hombres. Para llevar a cabo esto, ha confiado a su Iglesia la misión de transmitir su Palabra salvadora a todos los hombres, a fin de que participen de la vida divina. De esta misión o deber sagrado, nace el derecho que la Iglesia tiene de proclamar la divina Palabra. Ella, la Iglesia, es la depositaria y la guardiana del tesoro sagrado de la Revelación y la única intérprete auténtica de la Biblia, siendo infalible en sus interpretaciones doctrinales sobre las cuestiones concernientes a la fe y a las costumbres. A este ejercicio divino y permanente de la enseñanza de la Iglesia se le llama magisterio vivo.

La visión que tienen muchos...

"Mas para los hombres nuestra existencia es un pasatiempo, y la vida, una feria en que hacer ganancias" (Sab 15,12).

miércoles, 23 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2377

En el estudio de la Sagrada Escritura, a lo largo de los años la observación astronómica fue descubriendo poco a poco unas leyes que no estaban en conformidad con los enunciados que la Biblia sostenía. Tarde o temprano había de crearse el conflicto entre la posición de los teólogos y la orientación de la ciencia. El caso Galileo constituye la punta de iceberg de este conflicto con su teoría sobre la traslación de la tierra en torno al sol. La mentalidad escolástica, formada a base de la lectura lógica de los textos bíblicos, no estaba capacitada para una conversión mental, como la exigida por el problema suscitado por Galileo. No ha de olvidarse, con todo, que Galileo no fue condenado por exponer su teoría (se le permitió seguir manteniéndola en privada, y como teoría y no como afirmación), sino por no obedecer el mandato de la Inquisición Romana de no exponerla ni defenderla públicamente de palabra o por escrito.

Los pecados de la lengua...

"El malvado se enreda en pecados de lengua, el justo se libra de ellos" (Prov 12,13).

martes, 22 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2376

Hay en la Biblia aparentes contradicciones entre algunos datos bíblicos y lo que dice la ciencia. Por ejemplo, en la creación del mundo, en la creación del hombre, en datos de geografía y de historia antigua. Son «aparentes errores», porque la Escritura no intenta darnos enseñanza científica, sino que quiere darnos un mensaje religioso y en cuanto a eso posee la «inerrancia», es decir que, inspirada por Dios, toda su doctrina es Palabra de Dios y en ella no puede haber error o falsedad en lo concerniente a la salvación y las ciencias naturales, porque tienen al mismo Dios como autor y creador. Por eso es que, cuando los escritores sagrados hablan de asuntos de ciencias, se acomodan al común sentir de la gente de su tiempo. 

Piedad, Señor, piedad...

"Ten piedad de mí, ¡oh Yahvé!, pues estoy desfallecido. Sáname, Yahvé, pues tiemblan mis huesos" (Sal 6,3).

lunes, 21 de agosto de 2017

Cápsula Bíblica 2375

Aunque haya sido escrita en un largo tiempo, y por diversos autores sagrados, la Biblia es producto de la sabiduría de Dios, un solo autor, que quiere revelar al hombre un mensaje central: «El misterio de Dios, preparado en el pueblo de Israel y manifestado en Cristo Jesús».

Algo que, por desgracia, no es nuevo...

"Grave e insoportable era para la muchedumbre el progreso de la maldad" (2 Mac 6,3).